✨​Navidad y Salud Mental✨​

La temporada navideña puede ser un momento de alegría, amor y conexión, pero también puede traer consigo desafíos emocionales, especialmente durante las reuniones familiares.

Las dinámicas familiares pueden ser complicadas, y es normal sentir cierta ansiedad ante la idea de enfrentarse a situaciones difíciles. Es curioso cómo podemos haber sanado en muchos ámbitos de nuestra vida y, en cambio, con nuestra familia, volvemos a repetir patrones que no nos hacen ningún bien.

En este post, veremos algunas estrategias para ayudarte a lidiar con las reuniones navideñas de una manera más saludable y satisfactoria.

1. Establece Expectativas Realistas:
Antes de sumergirte en las festividades, reflexiona sobre tus expectativas. Las películas y los anuncios, la sociedad en general, suelen retratar la Navidad como un momento perfecto, pero la realidad puede ser diferente. Aceptar que no todo será perfecto puede ayudarte a reducir la presión, no frustrarte y a disfrutar más del momento.

2. Establece Límites:
Si sientes que ciertos temas de conversación o comportamientos pueden desencadenar tensiones, establece límites. No tengas miedo de decir “no” a situaciones que puedan afectar tu bienestar emocional. Establecer límites es una forma valiosa de cuidar de ti y de mantener una atmósfera positiva.

3. Empatiza (hasta un punto):
Las diferencias de opiniones y personalidades son inevitables en las reuniones familiares. Practicar la empatía puede ser una herramienta poderosa. Intenta comprender las perspectivas de quienes te rodean y recuerda que todo el mundo tienen sus propias experiencias y desafíos. La empatía puede abrir la puerta a la comprensión y a la resolución de conflictos.

4. Enfócate en lo Positivo:
Aunque las reuniones familiares pueden tener sus desafíos, también ofrecen oportunidades para conectarse con tus seres queridos. En lugar de centrarte en lo negativo, busca y enfatiza los aspectos positivos de la reunión. Intenta acercarte a esas personas de la familia con las que conectas más. Apreciar los momentos agradables puede ayudarte a equilibrar las tensiones y a disfrutar más de la experiencia.

5. Practica el Autocuidado:
El autocuidado es esencial durante la temporada navideña. Tómate momentos para ti cuando lo necesites, respira profundamente, realiza actividades que te relajen y cuida tu bienestar emocional. NO HAY QUE LLEGAR A TODO, así que no te exijas la perfección en la preparación de las fiestas.

El autocuidado te permitirá recargar energías y enfrentar las reuniones con una mentalidad más tranquila y positiva.

6. Asertividad, asertividad, asertividad:
La comunicación abierta y honesta es clave en las relaciones familiares. Si sientes que hay tensiones o malentendidos, considera abordarlos con calma y respeto. La honestidad puede promover una comprensión mutua y contribuir a la construcción de relaciones más sólidas.

Las reuniones familiares en Navidad pueden ser un terreno delicado y una fuente de frustración teniendo en cuenta que socialmente se nos exige felicidad y alegría continua. No tiene por qué ser así.

Recuerda que es normal experimentar una variedad de emociones durante esta temporada, y buscar el equilibrio y el autocuidado te ayudará a vivir una Navidad más significativa y enriquecedora.

¡Felices fiestas!

✨​¿Quiénes son los Reyes Magos?✨​

Estos días en Instagram ha habido cierto debate sobre qué decir respecto a los Reyes o Papá Noel.

Sin entrar en polémica ninguna, cada cual es libre de que criar con los valores que considere.

Por mi parte, creo que la ilusión que se genera en esos días es esencial para los niños y las niñas. En mi caso, cuando mis padres ya me confirmaron que eran ellos mismos quienes dejaban los regalitos en el árbol, no me generó ninguna desilusión, al contrario, yo también me convertí en Reina.

Os dejo la carta que mi padre me escribió cuando tenía 10 años:

Iznalloz, 6 de enero de 1993

“Mi muy querida hija Eirene:

Hoy celebramos la fiesta de la Adoración de Jesús por los Reyes Magos de Oriente. El día en el que estos tres personajes llegaron y encontraron a un pobre niño pequeño en un pesebre y le ofrecieron como regalo lo mejor que cada uno de ellos tenía.

Aunque tú sabes que no son ellos en persona los que vienen a visitarte, debes saber también que nosotros -mamá y yo- somos como sus mensajeros que queremos celebrar año tras año con ilusión lo mismo que aquellos personajes celebraron ante el Niño de Belén. Es decir, queremos nosotros, tus padres, ofrecerte a ti y a tu hermano lo mejor que tenemos.

Sabes que este año no vivimos una situación muy buena: el cambio de casa, el encontrarme sin trabajo, los gastos que estamos teniendo que hacer para poner la nueva casa a punto, etcétera… han hecho que no podamos ofreceros muchos ni buenos regalos. 

Y ha sido eso precisamente lo que me ha hecho pensar en los Reyes Magos y en lo que su fiesta significa. Por eso siento desde hace unos días que mi mejor regalo de este año, lo mejor que tengo que ofrecerte a ti como niña que me recuerdas al Niño Jesús en todo lo bueno que veo en ti ( tu delicadeza, tu sensibilidad hacia los que sufren, tu amor por las cosas bonitas y bien hechas, tu comprensión hacia mí cuando muchas veces no te trato bien, tu capacidad de perdonar a tu hermano, de compartir tus cosas con él y con otros niños y niñas…)  no es ningún regalo comprado en una tienda, sino una carta donde pueda decirte donde pueda darte lo mejor que tengo y que siento por ti.

Quiero agradecerte, hija, en primer lugar, el haber venido al mundo. viniste un poco por sorpresa y nos pillaste a mamá y a mí (a mí más que a ella)  un poco despistados. eso ha hecho que probablemente hayas tenido que soportar muchas veces mis errores, mi ignorancia, min no saber qué hacer contigo en muchas ocasiones.

Por eso, en segundo lugar, quiero pedirte perdón por todas aquellas cosas que no he sabido o no he podido hacer bien contigo. Quiero que sepas que por encima de que a veces pueda verte herido con la forma en que digo las cosas, incluso con algún “coscorrón”, siempre te he querido y te sigo queriendo. lo que pasa es que hay veces en que sencillamente llego a un punto en que no se me ocurre que hacer para solucionar algo. 

Sé que esto puede llevarte a pensar que soy demasiado exigente, un “ogro” o cosas por el estilo. Cuando te ocurra ésto, quiero que recuerdes que por encima de esos “prontos” que tengo, estoy yo -tu padre- tu verdadero padre, el que te abraza, te besa, te escucha y te quiere.

No tengas miedo de decirme nunca las cosas. Si algo en la vida que me gusta es la verdad y me gustarìa saber siempre cuál es la verdad de mi hija aunque sea algo que tú piensas que puede no gustarme. Sé que a veces puede resultarte difícil, sobre todo si me ves en uno de mis “prontos”. Si no te sientes capaz de decírmelo, escríbemelo, como yo hago hoy contigo. Es también una buena manera de comunicarse y que he podido ver que tú también sabes hacer bien por algunas cartas y poesías que has escrito.

Por último y en tercer lugar quiero ofrecerte todo lo que soy punto no solamente las cosas que tengo y que puedo darte como padre ahora en tu infancia sino todo lo que yo soy y he recibido como un regalo de Dios nuestro Padre punto poco a poco irás creciendo irás necesitando cada vez menos esas cosas de nosotros y muy probablemente algún día seremos mamá y yo quienes necesitaremos de ti. 

Por eso quiero ofrecerte no cosas, sino aquello que he recibido de Dios y que me hacen ser lo que soy: mi ternura, mi amor, mi acogida, mi escucha, mi compasión, mi transparencia, mi bondad.

Y que cuando veas que me dejo llevar por esas otras cosas que están en mí que no son éstas te sientas libre para recordarme este ofrecimiento que hoy te hago. 

Hoy, en el Día de los Reyes Magos, quiero ofrecerte de la mano de cada uno de ellos estos tres regalos que son lo mejor que tengo: 

Con Melchor mi agradecimiento porque hayas venido al mundo y por todo lo que día a día tú me enseñas. 

Con Gaspar mi sincera petición de perdón por todas aquellas cosas y ocasiones en la que he podido meter la pata contigo. 

Con Baltasar mi ofrecimiento de lo que de lo que de bueno existen mí y que he recibido de Dios. 

Unos regalillos un poco raros y que quizá irás comprendiendo mejor a medida que vayas creciendo pero que espero te hagan también ilusión al recibirlos junto con esas otras cosillas que mañana te encontrarás al despertarte. deseándote la mayor felicidad del mundo recibe todo mi amor con el más fuerte de los abrazos.

Papá”

Travesía del Dolor: Un Análisis Profundo del Duelo Perinatal

La muerte de un hijo, de una hija, antes, durante o tras el nacimiento es una experiencia devastadora que afecta profundamente, desencadenando una variedad de respuestas emocionales y psicológicas.

En un estudio revelador llevado a cabo por De Frain et al (1991) con 350 progenitores, se exploraron las complejidades de esta experiencia única y angustiante. A través de sus conclusiones, se arrojó luz sobre la gama completa de emociones y desafíos que enfrentan los padres y las madres cuando tienen que vivir un duelo perinatal. 

Choque Emocional y Culpa

Uno de los hallazgos clave del estudio fue la prevalencia del shock, la culpa y las dificultades emocionales experimentadas. La magnitud de esta pérdida deja a los progenitores en un estado de vulnerabilidad emocional, enfrentándose a emociones abrumadoras que pueden desencadenar una serie de reacciones psicológicas. Comprender y abordar estos sentimientos iniciales es crucial para el proceso de duelo.

La Importancia de Ver al Bebé Fallecidx

El estudio destacó la importancia significativa que muchos padres y madres atribuyen a ver a su bebé fallecido. Contrario a la creencia común, este acto no solo proporciona un cierre visual, sino que también juega un papel crucial en la formación de recuerdos tangibles. Recordar al bebé se convierte en un componente esencial del proceso de duelo, ayudando  a honrar y preservar la memoria de su hijx.

¿Son útiles las Autopsias?

Las autopsias, aunque consideradas una herramienta médica estándar, mostraron resultados variables en el estudio. Para la mitad de los padres, las autopsias resultaron útiles, proporcionando respuestas y claridad. Sin embargo, la otra mitad se enfrentó a resultados inconclusos, lo que no contribuyó a su proceso de duelo. Este hallazgo subraya la necesidad de una comunicación clara y comprensiva entre los profesionales médicos y las familias en situaciones tan delicadas.

Beneficios de los Funerales

En general, el estudio respaldó la idea de que los funerales son beneficiosos para el procesamiento del duelo. Proporcionan un espacio ritualizado para la despedida, permitiendo  procesar el dolor en un entorno que reconoce la pérdida. La importancia de estos rituales no puede subestimarse, ya que ofrecen consuelo y apoyo en un momento de profundo sufrimiento.

Todas las sociedades tienen y han tenido una forma estandarizada de despedida, esto nos puede hacer entender hasta qué punto tiene importancia para el ser humano.

Impacto del duelo perinatal en la Salud Mental

El estudio destacó el impacto significativo en la salud mental de los padres y madres en duelo, y señaló la presencia de sentimientos irracionales y momentos de “locura”. Desde cambios de residencia hasta consideraciones serias de divorcio o incluso suicidio, estos padres se enfrentan a desafíos emocionales y psicológicos que requieren una atención y apoyo especializados.

El Papel Fundamental del Apoyo

El apoyo a las familias en duelo se manifiesta a través de diversas acciones, como escuchar, enviar cartas, cocinar, cuidar a lxs hijxs vivxs, compartir su propio dolor, recordar al bebé y, quizás lo más importante, permitir el duelo y brindar espacio. Estos gestos simples pueden tener un impacto profundo en el proceso de curación.

¿Hay diferencias entre padres y madres?

Aunque las reacciones superficiales de esposos y esposas pueden diferir, el estudio sugiere que en lo más profundo, sus respuestas son sorprendentemente similares. Este insight desafía las nociones preconcebidas sobre las diferencias de género en el duelo, resaltando la universalidad de la experiencia del dolor ante la pérdida de un/a hijx.

El Trayecto de la Recuperación

El estudio reveló que la recuperación después de un nacimiento sin vida es un proceso prolongado. Toma alrededor de tres años para que la familia sienta que recupera cierto nivel de felicidad personal, aunque la conclusión es que nunca se recuperan por completo. Este hallazgo destaca la necesidad de un apoyo continuo a lo largo de la vida.

Transformación Personal y Familiar

La muerte de una hija, de un hijo,  transforma no sólo a la persona sino también a la relación y a la familia en su conjunto. Algunos se sumen en la amargura, mientras que otros valoran más la vida y muestran una compasión aumentada. Este aspecto dual subraya la complejidad del duelo y la diversidad de respuestas que pueden surgir de una experiencia tan devastadora.

Importancia de los Grupos de Apoyo

El estudio concluye resaltando la importancia de los grupos de apoyo para muchxs progenitores durante el duelo perinatal. Estos entornos proporcionan un espacio seguro para compartir experiencias, encontrar consuelo en la comprensión mutua y recibir orientación profesional. La comunidad juega un papel fundamental en el proceso de curación, ofreciendo un sostén que a menudo no puede encontrarse en otros ámbitos.

El estudio de De Frain et al (1991) arroja luz sobre la complejidad de la experiencia del duelo perinatal. Desde el impacto inicial hasta la travesía de la recuperación, cada fase presenta desafíos únicos que requieren compasión, comprensión y apoyo.

Al reconocer la variedad de respuestas y emociones que surgen de esta pérdida, podemos avanzar hacia un mayor entendimiento y empatía, contribuyendo así a la creación de entornos más compasivos para aquellos que atraviesan este doloroso viaje.

✨​Descifrando los Complejos: ¿Qué Son y Cómo Superarlos?✨​

En el fascinante viaje de exploración de la mente humana, en este post ahondaremos en el intrigante mundo de los complejos.

Estos patrones de pensamiento arraigados pueden influir en cómo nos percibimos a nosotros mismos y cómo nos relacionamos con el mundo. ¿Pero qué diablos son y cómo podemos liberarnos de sus garras psicológicas?

¿Qué es un complejo y cómo se forma?

Imagínate a los complejos como esos hámsters que corren en su rueda mental, dando vueltas y vueltas sin llegar a ninguna parte. En términos más técnicos, un complejo es un patrón de pensamiento y comportamiento arraigado, generalmente desarrollado a partir de experiencias pasadas que nos han marcado de alguna manera. Los complejos influyen en la autoimagen, la autoestima y la forma en que alguien se relaciona con los demás.

¿Un ejemplo clásico? El complejo de inferioridad. ¿Te suena aquella vocecita que te dice que no eres lo suficientemente bueno? Bingo, eso es un complejo de inferioridad en acción.

Este complejo consigue que las personas se  sientan constantemente insuficientes o menos valiosas que los demás, incluso cuando las circunstancias objetivas no respaldan esa percepción. 

Pero… ¿por qué se mantienen?

Los complejos son como esa amiga que nunca se va de tu casa después de una fiesta. Se quedan, se instalan y se aferran a tu cerebro como si fuera el mejor lugar del mundo.

Estudios científicos sugieren que los complejos se mantienen gracias a una mezcla de factores: experiencias pasadas, mensajes negativos internalizados y, a veces, la tendencia natural de la mente humana a recordar más fácilmente las críticas que los elogios.

Complejos respecto a nuestro físico

La preocupación por el físico y la aparición de complejos relacionados con la imagen corporal son fenómenos complejos que pueden estar influenciados por una variedad de factores. Algunas de las razones comunes por las que las personas pueden desarrollar complejos sobre su físico incluyen:

  1. Presiones sociales y culturales: La sociedad y los medios de comunicación a menudo promueven estándares de belleza poco realistas, lo que puede llevar a comparaciones y sentimientos de insuficiencia en relación con la apariencia física.
  2. Experiencias personales: Comentarios negativos, burlas o experiencias traumáticas relacionadas con la apariencia física pueden contribuir al desarrollo de complejos.
  3. Expectativas personales: Las expectativas personales, a menudo influenciadas por experiencias pasadas o modelos a seguir, pueden llevar a la percepción de que uno no cumple con ciertos estándares, por otra parte, inalcanzables.
  4. Trastornos alimentarios: Las preocupaciones excesivas por la imagen corporal también pueden estar asociadas con trastornos alimentarios como la anorexia o la bulimia.

¿Puede un complejo convertirse en un trastorno psicológico?

Un complejo se convierte en un problema psicológico cuando la intensidad de los pensamientos y sentimientos asociados es muy alta, así como del impacto que tienen en la vida cotidiana y el bienestar emocional de la persona. Algunas señales de que un complejo puede haberse convertido en un problema psicológico incluyen:

  • Impacto en la calidad de vida: Si los pensamientos sobre la apariencia física afectan significativamente la calidad de vida de una persona, como su capacidad para socializar, trabajar o disfrutar de actividades diarias.
  • Baja autoestima persistente: Un complejo que contribuye a una baja autoestima constante puede indicar un problema más profundo.
  • Comportamientos extremos: Si los complejos llevan a comportamientos extremos, como dietas muy restrictivas, exceso de ejercicio o la evitación de situaciones sociales, podría ser un signo de un problema más serio.

En estos casos, la intervención de un profesional de la salud mental, como un/a psicólogx o terapeuta, puede ser beneficiosa para abordar los complejos y trabajar hacia una imagen corporal más saludable y una mayor autoaceptación.

¡La buena noticia!

La psicología tiene un arsenal de estrategias para ayudarte a dejar atrás esos complejos molestos.

Conócete

La autoconciencia es como la luz del sol para los complejos. Observa esos patrones de pensamiento, identifica de dónde provienen y ponte a ti mismo bajo el microscopio emocional.

Cambia tu narrativa

¿Te dices a ti mismo constantemente que no eres lo suficientemente bueno? Cambia ese disco rayado. Cultiva pensamientos positivos y realistas sobre ti mismo.

Abraza tus fortalezas

Todos somos superhéroes o superheroínas en alguna área de nuestras vidas. ¡Descubre cuáles son tus superpoderes y abrázalos!

En el épico viaje de la vida, los complejos pueden ser como esos obstáculos en un videojuego. Pero, al igual que en el videojuego se superan las diferentes fases y desafíos, tú también puedes conquistar tus complejos. La clave está en la autoexploración, el amor propio y, por supuesto, en recordar que estamos en este viaje juntxs. 🌈✨

✨​¿Quién maneja mi barca?✨​

La primera vez que escuché en la carrera el término “locus de control” me pareció el típico rollo académico alejado de la realidad de la psicología.

Gran error el mío.

El locus de control es un concepto fundamental que nos explica muchas conductas y ciertos rasgos de comportamiento. Además, como puede ser causa de algunos problemas emocionales, conocerlo implica también aprender a cambiarlo, y, así, mejorar nuestro bienestar. 

¿Qué es el locus de control?

Para adentrarnos en el tema, es esencial comprender qué significa exactamente el locus de control. Este concepto, introducido por Julian Rotter en la década de 1950, se refiere a la percepción que una persona tiene sobre la medida en que controla su vida. En otras palabras, ¿las circunstancias son el resultado de nuestras propias acciones (locus de control interno) o son determinadas por fuerzas externas más allá de su control (locus de control externo)?

¿Cómo se forma?

Para comprender cómo se forma el locus de control, es crucial examinar sus orígenes. Investigaciones recientes sugieren que la interacción entre factores genéticos y ambientales contribuye al desarrollo de esta orientación psicológica. Estudios gemelares han demostrado una predisposición genética en la inclinación hacia un locus de control interno o externo, pero el entorno en el que una persona crece y se desarrolla desempeña un papel significativo en la determinación final.

Numerosos estudios han destacado la importancia de la infancia en la formación del locus de control. La calidad de las relaciones parentales, el estilo de crianza y las experiencias tempranas pueden moldear la percepción de un individuo sobre la causalidad de los eventos en su vida. Por ejemplo, la presencia de modelos a seguir con un locus de control interno puede fomentar el desarrollo de esta orientación en los niños.

Locus de Control y su relación con la salud Psicológica

El locus de control no solo es una característica psicológica interesante, sino que también está vinculado estrechamente con la adaptación psicológica. Investigaciones han revelado que las personas con un locus de control interno tienden a enfrentar mejor el estrés y a tener una mayor sensación de autonomía y bienestar psicológico. Por otro lado, aquellos con un locus de control externo pueden ser más propensos a experimentar ansiedad y depresión, ya que perciben que tienen poco control sobre su entorno.

La falta de control sobre la propia vida o decisiones puede tener una serie de implicaciones psicológicas como por ejemplo:  

Estrés y Ansiedad

La percepción de no tener control puede generar estrés crónico y ansiedad. La sensación de impotencia frente a situaciones difíciles puede contribuir a la activación constante del sistema de respuesta al estrés, lo que, a largo plazo, puede tener efectos negativos en la salud mental.

Depresión

La falta de control también se asocia con la depresión. Las personas que sienten que no pueden influir en su entorno o en sus propias vidas pueden experimentar una sensación de desesperanza y abatimiento, contribuyendo al desarrollo de la depresión.

Baja Autoestima

La percepción constante de no tener control puede afectar la autoestima. Las personas pueden comenzar a cuestionar sus habilidades y valía personal, lo que puede llevar a una baja autoestima y a la creencia de que no son capaces de influir positivamente en sus vidas.

Falta de Motivación

La falta de control puede llevar a la pérdida de motivación. Si una persona no percibe que sus esfuerzos produzcan resultados significativos, es probable que disminuya su motivación para establecer metas y perseguir objetivos.

Incapacidad para Afrontar Desafíos

Las personas con un bajo sentido de control a menudo tienen dificultades para afrontar desafíos. Pueden sentirse abrumadas por las adversidades y tener dificultades para desarrollar estrategias efectivas de afrontamiento.

Impacto en las Relaciones Sociales

La falta de control también puede afectar las relaciones sociales. Las personas que se sienten impotentes pueden volverse más dependientes de los demás o, en algunos casos, retirarse socialmente debido a la percepción de que no tienen control sobre sus interacciones.

Impacto en la Salud Física

   – La falta de control también puede tener implicaciones para la salud física. La tensión constante asociada con la falta de control puede contribuir a problemas de salud como trastornos cardiovasculares, problemas gastrointestinales y otros síntomas físicos.

Implicaciones en la Toma de Decisiones y el Logro Académico

Estudiantes con un locus de control interno pueden estar más motivados, asumir responsabilidad por sus acciones y esforzarse por alcanzar metas académicas. En contraste, aquellos con un locus de control externo pueden ser más propensos a atribuir sus éxitos o fracasos a factores externos, lo que puede afectar negativamente su rendimiento.

Es importante señalar que estas implicaciones pueden variar en intensidad según la persona y la situación específica. La percepción de falta de control no siempre se traduce directamente en estas consecuencias, y factores como el apoyo social, la resiliencia y las habilidades de afrontamiento pueden moderar estos efectos. Sin embargo, reconocer la importancia del locus de control en la salud mental es fundamental para abordar y mitigar sus posibles impactos negativos.

¿Es posible modificarlo?

Cambiar de un locus de control externo a uno interno es un proceso gradual que implica reflexión, conciencia y acciones concretas. Aquí hay algunas estrategias que pueden ayudarte a realizar este cambio:

1. Autoconciencia

El primer paso para cambiar tu locus de control es ser consciente de tu perspectiva actual. Reflexiona sobre cómo percibes las causas de los eventos en tu vida. ¿Atribuyes tus éxitos y fracasos a factores externos o a tus propias acciones y esfuerzos? La autoevaluación honesta es esencial.

2. Identificación de Creencias Limitantes

Identifica las creencias limitantes que puedan estar contribuyendo a tu locus de control externo. Estas creencias pueden haberse formado a lo largo del tiempo debido a experiencias pasadas o mensajes recibidos de otras personas. Cuestiona estas creencias y examina si realmente reflejan la realidad.

3. Fomento de la Autoeficacia

Desarrolla la creencia en tu capacidad para influir en tu entorno y en tu propia vida. Esto se conoce como “autoeficacia”. Establece metas realistas y alcanzables, y trabaja de manera constante para lograrlas. Cada éxito, incluso pequeño, refuerza tu sentido de control interno.

4. Responsabilidad Personal

Asume la responsabilidad de tus decisiones y acciones. Reconoce que, aunque hay factores externos que pueden influir en tu vida, tienes el poder de elegir cómo respondes y actúas frente a esas circunstancias. La toma de responsabilidad es fundamental para fortalecer un locus de control interno.

5. Aprendizaje de la Experiencia

Reflexiona sobre tus experiencias, tanto positivas como negativas. Analiza cómo tus elecciones y acciones han contribuido a los resultados que has experimentado. Utiliza estas reflexiones para aprender y crecer, ajustando tus enfoques cuando sea necesario.

6. Desarrollo de Habilidades de Afrontamiento

Fortalece tus habilidades de afrontamiento para enfrentar desafíos. Aprende estrategias efectivas para superar obstáculos y manejar el estrés. Cuanto más efectivas sean tus habilidades de afrontamiento, más probable será que percibas un mayor control sobre tu vida.

7. Enfócate en Factores Controlables

Concentra tu energía en aspectos de tu vida que puedes controlar. Si bien hay aspectos externos que están más allá de tu control, identifica aquellas áreas donde puedes influir y trabaja en mejorarlas. Esto te ayudará a sentirte más capacitado y en control.

8.Desarrollo de la Resiliencia

Cultiva la resiliencia emocional y mental. La resiliencia te permite adaptarte positivamente a las adversidades y superarlas. Aprende a ver los desafíos como oportunidades para crecer en lugar de obstáculos insuperables.

Al final, cómo percibamos el impacto que nuestras decisiones y/o acciones tienen en lo que nos rodea no deja de ser una creencia.

Esta creencia puede ser tratada para ajustarla con la realidad hacer que sea lo más útil para nuestra salud emocional y nuestra vida como sea posible.

✨​Descubriendo la Verdad sobre la Terapia: Desmitificando Creencias Erróneas✨​

Ir a terapia es un paso valiente y saludable para cuidar de tu bienestar mental, peeeeeeero no es fácil.

No es fácil porque, por norma general, duele mirar dentro.

Siempre digo que la terapia es como una limpieza general: hay que quitar cortinas, mover el frigorífico y vaciar los armarios… Da pereza, porque parece que lo que no vemos no existe, pero la suciedad está ahí. La pregunta es ¿hasta qué punto estás dispuesta a ver la realidad?

En primer lugar hay que hablar de las creencias que tenemos respecto a la terapia psicológica, sobre todo si nunca has ido.

Así que vamos a desmitificar algunos de los conceptos equivocados más comunes para que puedas tomar una decisión informada sobre buscar ayuda terapéutica.

Mito 1: “Solo las personas con problemas graves lo necesitan”

Realidad: La terapia no está reservada únicamente para personas con trastornos mentales graves. Puede ser útil para cualquier persona que desee mejorar su calidad de vida, manejar el estrés, desarrollar habilidades de afrontamiento, o trabajar en el crecimiento personal. No es necesario estar en una crisis para beneficiarse de la terapia.

Mito 2: “La terapia dura para siempre”

Realidad: La duración de la terapia varía según las necesidades de cada individuo. Algunas personas pueden encontrar soluciones en unas pocas sesiones, mientras que otras pueden necesitar un apoyo continuo a largo plazo. La duración de la terapia se decide en conjunto con el terapeuta y depende de los objetivos y del trabajo que la persona haga.

Mito 3: “Ir al/ a la psicólogx es solo para hablar; no resuelve problemas”

Realidad: La terapia no se trata solo de hablar, sino de adquirir herramientas y estrategias para afrontar los desafíos de la vida. Los terapeutas utilizan diversas técnicas y enfoques para ayudarte a comprender y resolver tus problemas.

Mito 4: “La terapia es cara e inaccesible”

Realidad: Es verdad que hay personas que no pueden permitirse la terapia, además, las opciones desde la seguridad social funcionan como todo el mundo sabe, necesitando buscar otras opciones.

Pero lo que sí quiero que quede claro es que el tema de poder/no poder ir a terapia por un tema económico tiene a veces que ver con la importancia que le damos. Es decir, en un móvil nos podemos gastar 500-600 euros, en unos pantalones 40, en salir a cenar o de fiesta 70 euros… Todo depende de dónde tengamos nuestras prioridades.

Mito 5: “La terapia no funciona”

Realidad: La terapia ha demostrado ser efectiva en el tratamiento de una amplia gama de problemas de salud mental. La clave del éxito es encontrar a alguien con quien seas capaz de crear la alianza terapéutica esencial para que la terapia funcione.

En psicología hay varias orientaciones terapéuticas (existen, precisamente, porque las personas somos muyyy diferentes). Si ves que algo no va contigo, coméntalo en terapia o busca directamente a otrx profesional con una orientación diferente.

Mito 6: “Puedo manejar mis problemas por mí mismx”

Realidad: Si bien la resiliencia es valiosa, a veces todos necesitamos apoyo. La terapia te proporciona un espacio seguro para explorar tus pensamientos y sentimientos con un profesional capacitado que puede ofrecer orientación y apoyo objetivos.

Mito 7: “En terapia tengo que sentirme siempre bien”

Realidad: La terapia puede doler, puede ser desagradable. Hay, incluso, cosas que no nos gusta escuchar y esto hace que la abandonemos y/o nos convenzamos que no nos es útil.

En mi caso, tengo una lista de realidades que hay que asumir y que es importante tenerlas en cuenta cuando nos planteamos ir a terapia.

  1. La vida entraña, a veces, dolor.
  2. Intentar cambiar a alguien es como perfumar una mierda: misión imposible.
  3. No podemos evitar la oscuridad pero podemos decidir encender la luz.
  4. Tu pasado no te condena. Puedes elegir cómo vivir a partir de ahora.
  5. El error es el modo de aprendizaje humano por excelencia.
  6. Elige las batallas que quieres librar.
  7. Una cosa son los valores y otra la forma de llevarlos a cabo.
  8. El lugar donde ponemos la atención es donde pondremos el poder.
  9. Hecho mejor que perfecto.
  10. No creas todo lo que piensas porque el 99% sólo está en tu cabeza.
  11. Hay personas de las que eres amiga que no son amigas tuya.
  12. No eres, te comportas.

En resumen, la terapia es una herramienta poderosa para el cuidado de la salud mental que no debería estar rodeada de mitos y creencias erróneas. Si estás considerando la posibilidad de buscar ayuda terapéutica, recuerda que es un acto de autocuidado y fortaleza, independientemente de la naturaleza de tus preocupaciones. No dudes en buscar apoyo y dar el paso hacia una vida más saludable y equilibrada.

✨​¿Y tú no vas a tener hijos?✨​

“Cada vez que me hacían esa pregunta mi alma se partía un poquito. 8 años de periplo llevamos por diferentes médicos y clínicas y seguimos sin conseguir nada.”

El duelo por infertilidad o esterilidad es una respuesta emocional y psicológica que experimentan muchas personas y parejas que tienen dificultades para tener descendencia.

Este proceso de duelo se asemeja en muchos aspectos al duelo experimentado tras la pérdida de un ser querido, ya que implica la pérdida de la esperanza de tener un/a hijx biológicx.

La búsqueda de soluciones a la infertilidad a menudo conduce a tratamientos de reproducción asistida, como la fertilización in vitro (FIV) o la inseminación artificial. Aunque estos tratamientos ofrecen esperanza, también vienen acompañados de un duelo adicional. Los altibajos emocionales son comunes, y las expectativas pueden ser tanto un aliado como un enemigo. Cada intento y cada resultado, ya sea positivo o negativo, desencadenan una nueva ola de emociones.

Algunos de los sentimientos y emociones comunes asociados con el duelo por infertilidad incluyen:

Tristeza y Dolor

La infertilidad o esterilidad a menudo desencadena un proceso de duelo. Las parejas pueden sentir una profunda tristeza, dolor y pérdida por la oportunidad de tener un hijo biológico. Este duelo puede ser un proceso largo y complejo.

Ira y Frustración

La frustración y la ira son emociones naturales cuando las expectativas de tener un hijo no se cumplen. Las parejas pueden sentirse enojadas con su situación, con el sistema de atención médica, o incluso con ellos mismos.

Culpa y Vergüenza

Algunas personas pueden sentirse culpables o avergonzadas, como si la infertilidad fuera su culpa o estuviera relacionada con algún defecto personal. Estos sentimientos son injustificados, pero son comunes.

Ansiedad y Estrés

El proceso de someterse a pruebas y tratamientos médicos puede generar una gran ansiedad y estrés. La incertidumbre sobre el resultado de los tratamientos también puede ser abrumadora.

Aislamiento

A menudo, las personas pueden sentirse aisladas y solas en su dolor. Pueden distanciarse de amigos y familiares que no comprenden completamente su situación o que les dan fórmulas que no son válidas para transitar lo que están viviendo (“no hace falta tener hijxs para ser feliz”, “puedes adoptar”, “cuando te relajes seguro que pasa”…)

Esperanza intercalada con Desesperanza

El proceso de reproducción asistida a menudo implica altibajos emocionales, ya que cada intento puede ofrecer esperanza seguida de desesperanza si no tiene éxito.

¿Y qué ocurre a nivel de pareja?

La infertilidad puede poner a prueba la relación de pareja de formas inimaginables. El estrés de las pruebas, los tratamientos y las citas médicas puede ejercer una presión abrumadora. Comunicarse abierta y honestamente es fundamental, pero a menudo, la culpa y la vergüenza pueden dificultar esta comunicación.

Es importante tener en cuenta el bienestar mental y emocional durante todo este proceso. La búsqueda de ayuda profesional, como la terapia, puede ser fundamental para abordar la depresión, la ansiedad u otros problemas de salud mental que puedan surgir.

Asumir la infertilidad implica también planificar el futuro sin hijxs. Esto puede implicar establecer nuevas metas y prioridades, encontrar significado en otras áreas de la vida y considerar el impacto de no tener hijos en la vida cotidiana y en la vejez.

Es importante reconocer que el duelo por infertilidad es un proceso válido y real que puede ser abrumador. Buscar apoyo emocional, ya sea a través de terapia, grupos de apoyo, amigxs o familiares, puede ayudar a las personas y parejas a sobrellevar estas emociones y encontrar formas de afrontar la infertilidad de manera más saludable.

Yo Puedo, yo Debo, ¿pero QUIERO? : La Autoexigencia y sus Consecuencias Psicológicas

La autoexigencia se refiere a la tendencia de las personas a establecer estándares extremadamente altos para sí mismas en diversos aspectos de sus vidas, como el trabajo, la educación, las relaciones personales y otras áreas.

Si bien el deseo de alcanzar la excelencia puede ser una motivación poderosa, la autoexigencia desmedida puede tener consecuencias psicológicas significativas. En este artículo, exploraremos las consecuencias psicológicas de la autoexigencia basadas en investigaciones científicas y examinaremos cómo pueden afectar la salud mental y el bienestar.

¿Qué es ser “demasiado” exigente?

La autoexigencia se considera una forma de perfeccionismo. El perfeccionismo se divide comúnmente en tres dimensiones: perfeccionismo autoimpuesto, perfeccionismo orientado a lxs demás y perfeccionismo socialmente prescrito. En este post, nos centraremos en el perfeccionismo autoimpuesto.

El perfeccionismo autoimpuesto se caracteriza por la búsqueda constante de estándares elevados y la tendencia a autoevaluarse de manera crítica y exigente. Las personas con altos niveles de autoexigencia suelen establecer metas inalcanzables para sí mismas y tienen dificultades para aceptar cualquier cosa menos la perfección.

En otras palabras, una persona con autoexigencia tiende a exigirse a sí misma un alto grado de perfección en sus acciones, logros y comportamientos, y a menudo se impone una presión intensa para cumplir con estas expectativas autoimpuestas.

Consecuencias Psicológicas de la Autoexigencia

Ansiedad y Estrés

Las personas que se imponen estándares extremadamente altos a menudo experimentan niveles elevados de ansiedad debido al miedo al fracaso y a la autoevaluación constante. Un estudio publicado en el “Journal of Anxiety Stress Coping” (2008) encontró una fuerte relación entre el perfeccionismo autoimpuesto y la ansiedad, lo que sugiere que esta tendencia puede aumentar significativamente el riesgo de trastornos de ansiedad.

El estrés también es una consecuencia psicológica común de la autoexigencia. Las personas que se esfuerzan constantemente por alcanzar estándares imposibles a menudo se sienten abrumadas por la presión y la tensión. Un estudio realizado por Hewitt y Flett (1991) encontró que estaba fuertemente relacionado con el estrés crónico, lo que demuestra cómo esta forma de perfeccionismo puede tener un impacto negativo en el bienestar psicológico.

Depresión

El perfeccionismo autoimpuesto también se ha relacionado con la depresión. Las personas que se imponen estándares poco realistas a menudo experimentan sentimientos de inadecuación y autoexigencia constante, lo que puede llevar a la depresión. Un estudio publicado en el “Journal of Personality and Social Psychology” (2002) encontró una fuerte conexión entre el perfeccionismo autoimpuesto y la depresión en estudiantes universitarios.

La explicación detrás de esta conexión radica en la autoevaluación negativa constante que caracteriza a la autoexigencia. Las personas que siempre se juzgan a sí mismas de manera crítica y nunca se sienten lo suficientemente buenas tienen un mayor riesgo de experimentar síntomas de depresión.

Baja Autoestima

Las personas que nunca están satisfechas con sus logros y que se critican constantemente a sí mismas es lógico que desarrollen una imagen negativa de sí mismas.

La constante búsqueda de la perfección puede hacer que las personas se sientan inseguras y poco valiosas, lo que afecta negativamente su autoestima. Esto puede tener un impacto duradero en su bienestar psicológico y su capacidad para disfrutar de una vida plena y satisfactoria.

Procrastinación

A pesar de que pueda parecer paradójico, las personas con altos niveles de autoexigencia a menudo son propensas a la procrastinación. Esto se debe a que la autoexigencia puede generar miedo al fracaso, lo que a su vez puede llevar a posponer tareas o proyectos para evitar la posibilidad de no cumplir con los estándares autoimpuestos.

Relaciones Interpersonales Comprometidas

La autoexigencia puede tener un impacto negativo en las relaciones interpersonales. Como hemos comentado, las personas que se imponen estándares poco realistas son muy críticas con ellas mismas y a veces los son también con lxs demás, lo que puede generar conflicto en sus relaciones. Además, su tendencia a autoevaluarse de manera crítica puede hacer que sean difíciles de complacer y que esperen un nivel de perfección similar de los demás.

Un estudio publicado en el “Journal of Counseling Psychology” (2017) encontró que la autoexigencia se asociaba con una menor satisfacción en las relaciones interpersonales, lo que sugiere que esta tendencia puede tener un impacto negativo en la vida social y emocional de una persona.

¿Y qué puedo hacer para cambiar?

Si bien el deseo de alcanzar la excelencia puede ser una fuente de motivación, es importante encontrar un equilibrio saludable y realista en la búsqueda de metas y estándares personales.

Para abordar la autoexigencia podemos:

Tomar Autoconciencia

Reconocer y comprender que unx tiende hacia la autoexigencia es el primer paso para abordar este problema.

Establecer metas realistas

En lugar de buscar la perfección en todo, establece metas alcanzables y realistas que estén en tu mano.

Practicar la autocompasión

Sé amable y compasivx contigo en lugar de autoevaluarte de manera crítica.

Buscar apoyo profesional

Si la autoexigencia está afectando significativamente tu bienestar, considerar la terapia puede ser beneficioso.

Técnicas de manejo del estrés

Aprender técnicas de manejo del estrés, como la relajación y la meditación, puede ayudar a reducir los niveles de ansiedad y estrés asociados con la autoexigencia.

En resumen, la autoexigencia es un rasgo de personalidad que puede tener consecuencias psicológicas significativas. Sin embargo, con conciencia y estrategias adecuadas, es posible encontrar un equilibrio entre la búsqueda de la excelencia y el mantenimiento de una buena salud mental y emocional. La clave está en aprender a aceptarse y reconocer que el camino hacia el éxito no siempre implica la perfección absoluta.

✨​Miedo a “molestar”✨​

A ver si algo de esto te suena…

Vas a la peluquería y, aunque expresas claramente qué quieres, no dices nada cuando te hacen otro corte o peinado.

Aunque en el trabajo la gente tiende a pedirte ayuda, tú te sobrecargas porque nunca pides nada.

Hablas bajito o incluso no hablas demasiado.

¿Alguna vez te has sentido incómodx a la hora de pedir ayuda o expresar tus opiniones? ¿Te has preocupado por ser una molestia para los demás? Si es así, no estás solx. Muchas personas experimentan lo que se conoce como el miedo a “molestar”, una emoción que puede limitar su capacidad de comunicarse efectivamente y de aprovechar oportunidades en la vida. En este artículo, veremos algunas causas y cómo podemos superarlo.

¿Por qué tememos molestar a los demás?

Búsqueda de aprobación social

Uno de los motivos más comunes para el miedo a molestar es la búsqueda de la aprobación de los demás. Las personas temen que al pedir ayuda o expresar sus necesidades, los demás los vean como una carga o los rechacen.

Experiencias pasadas negativas

Las experiencias previas de rechazo o crítica pueden contribuir al miedo a molestar. Las personas que han sido juzgadas o desalentadas en el pasado tienden a ser más cautelosas en sus interacciones.

Falta de confianza

La baja autoestima y la falta de confianza en uno mismo pueden llevar a la creencia de que nuestras necesidades o preguntas no son importantes.

¿Nace en la infancia el miedo a molestar?

La relación entre el miedo a molestar y nuestra infancia es profunda y significativa. Nuestra crianza y las experiencias que vivimos en nuestros primeros años pueden tener un impacto duradero en nuestra capacidad para expresarnos y relacionarnos con el mundo.

Las formas en que la crianza puede contribuir al miedo a molestar en la vida adulta son:

  1. Modelado de comportamiento: En la infancia se tiende a imitar el comportamiento de padres/madres y cuidadorxs. Si lxs adultxs que los rodean evitan pedir ayuda o expresar sus necesidades por miedo a molestar a otras personas, se puede aprender que hacer lo mismo es la norma. Ejemplo: Si un niño crece viendo que sus padres siempre tratan de ser autosuficientes y nunca piden ayuda, es posible que internalice la idea de que pedir ayuda es una señal de debilidad o molestia.
  2. Respuestas de los cuidadores: La forma en que lxs cuidadorxs responden a las necesidades y preguntas puede influir en la percepción de si es apropiado o no expresar sus necesidades. Si un cuidador reacciona negativamente o de manera crítica cuando una niña pregunta o solicita algo, la niña puede aprender a temer molestar a los demás. Ejemplo: Si una niña es reprendida por hacer demasiadas preguntas o se le dice que deje de molestar cuando busca atención, es probable que desarrolle miedo a molestar en el futuro.
  3. Expectativas de perfección: Algunas familias tienen expectativas poco realistas de perfección, donde cualquier signo de necesidad o vulnerabilidad se ve como un fracaso. Esto puede llevar a que las criaturas sientan que no pueden cometer errores ni pedir ayuda. Ejemplo: Si un niño es criado en un entorno en el que se espera que siempre sea independiente y no cometa errores, es probable que crezca con el miedo a molestar a los demás cuando necesite orientación o apoyo.
  4. Falta de validación emocional: Cuando los cuidadores no validan las emociones de un niño o no les brindan el apoyo emocional necesario, el niño puede desarrollar una sensación de que sus sentimientos y necesidades no son importantes. Ejemplo: Un niño cuyos padres minimizan sus emociones o no les prestan atención puede crecer sintiendo que sus preocupaciones no merecen ser expresadas.

Es importante destacar que la relación entre la crianza en la infancia y el miedo a molestar en la vida adulta puede variar ampliamente según la experiencia individual de cada persona. Sin embargo, comprender cómo nuestras experiencias tempranas pueden influir en nuestros patrones de comportamiento y creencias puede ser el primer paso para abordar y superar el miedo a molestar y desarrollar relaciones más saludables y comunicativas en la vida adulta.

Cómo superar el miedo a molestar

Reconoce tu valía

Entiende que tus necesidades, preguntas y opiniones son igualmente importantes. Trabaja en mejorar tu autoestima y confianza en ti mismo.

Comunica tus necesidades de manera asertiva

Aprende a expresar tus pensamientos y deseos de manera clara y respetuosa. La asertividad te permite comunicarte efectivamente sin ser agresivo ni pasivo.

Aprende de las experiencias pasadas

Reflexiona sobre las experiencias negativas anteriores y considera lo que puedes aprender de ellas. A menudo, estas experiencias son oportunidades para crecer y fortalecerte.

Busca apoyo

Hablar con amigos, familiares o un profesional de la salud mental puede ser útil para superar el miedo a molestar. Compartir tus preocupaciones puede brindarte perspectiva y apoyo emocional.

El miedo a “molestar” es una emoción común que puede limitar nuestras oportunidades de crecimiento personal y profesional. Sin embargo, reconocer sus raíces y aprender a superarlo puede conducir a una comunicación más efectiva y a una vida más satisfactoria. Todo el mundo merece tener voz y expresar sus necesidades sin sentir que es una molestia para quienes le rodean.

Pero… ¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno complejo que no se limita a estar triste o tener el ánimo decaído.

En ella confluyen pensamientos, emociones y acciones específicas que hacen la vida muy difícil a quien la padece.

Según datos proporcionados por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social de España, la Encuesta Nacional de Salud Mental realizada en 2017 indicó que aproximadamente el 5.2% de la población adulta en España había experimentado un episodio depresivo mayor en el último año. Y esto teniendo en cuenta el estigma aún presente en nuestra sociedad en cuanto a temas de salud mental.

¿Qué es la Depresión?

La depresión se caracteriza por:

  1. Sentimientos persistentes de tristeza y desesperanza: A diferencia de la tristeza normal, que suele ser una emoción temporal y reactiva a las circunstancias, la tristeza en la depresión es constante y puede no tener una causa aparente.
  2. Pérdida de interés en actividades: Las personas con depresión a menudo pierden el interés en las cosas que solían disfrutar, lo que se conoce como anhedonia.
  3. Cambios en el apetito y el peso: Puede haber un aumento o disminución significativa del apetito, lo que puede llevar a cambios en el peso corporal.
  4. Problemas para dormir: La depresión puede causar insomnio o, en algunos casos, un exceso de sueño.
  5. Fatiga y falta de energía: Las personas con depresión a menudo se sienten agotadas física y mentalmente, incluso después de un buen descanso.
  6. Dificultades cognitivas: La concentración y la toma de decisiones pueden volverse más difíciles durante un episodio depresivo.
  7. Sentimientos de culpa o inutilidad: Las personas con depresión a menudo se culpan a sí mismas por su condición, incluso cuando no tienen control sobre ella.
  8. Pensamientos suicidas: En los casos más graves, la depresión puede llevar a pensamientos suicidas o comportamientos autodestructivos.

Causas

La depresión es una afección multifactorial, lo que significa que no hay una sola causa que la explique completamente. En cambio, varios factores pueden contribuir a su desarrollo. Veamos algunas de las causas más comunes:

  1. Factores genéticos: Existe evidencia de que la depresión puede tener una base genética. Cuando existen antecedentes familiares, hay mayor riesgo de desarrollarla.
  2. Desequilibrios químicos cerebrales: La depresión se asocia con desequilibrios en neurotransmisores como la serotonina, la dopamina y la noradrenalina en el cerebro.
  3. Factores ambientales: Experiencias traumáticas, estrés crónico, abuso de sustancias y problemas de salud física pueden desencadenar la depresión.
  4. Cambios hormonales: Las fluctuaciones hormonales, como las que ocurren durante el embarazo, el posparto, la menopausia o en enfermedades endocrinas, pueden desencadenar o agravar la depresión.
  5. Factores psicológicos: La personalidad, el estilo de afrontamiento y los patrones de pensamiento negativos pueden aumentar el riesgo de depresión.

¿Cómo Saber si Tenemos Depresión?

Identificar la depresión en unx mismx o en alguien de nuestro entorno puede ser complicado debido a la variabilidad de los síntomas y la tendencia a minimizarlos. Además, últimamente la sobregeneralización de la etiqueta “depresión” hace que confundamos aún más el término.

Esto no pretende ser una herramienta de diagnóstico (si tienes o crees tener depresión, acude a un profesional) pero puede ayudarnos a entender qué nos pasa:

1. Evalúa tus sentimientos y estados de ánimo: Reflexiona sobre cómo te has sentido últimamente. ¿Has estado persistentemente triste, sin esperanza o abatidx durante al menos dos semanas?

2. Observa tu interés en las actividades: ¿Has perdido interés en actividades que antes disfrutabas?

3. Patrones de sueño y alimentación: ¿Has experimentado cambios significativos en tu apetito o patrones de sueño? (En este caso tenemos que tener en cuenta tanto si aumenta como si disminuye).

4. Fatiga y la energía: ¿Te sientes constantemente cansadx, sin energía o motivación?

5. Evalúa tus pensamientos y autoestima: ¿Tienes pensamientos negativos persistentes sobre ti, sientes culpa sin razón o crees que eres inútil?

6. Preocúpate por los pensamientos suicidas: ¿Has tenido pensamientos de hacerle daño o incluso de suicidio? Esto es una emergencia y debes buscar ayuda inmediatamente.

Si experimentas varios de estos síntomas durante un período prolongado, es recomendable buscar ayuda de profesionales de la salud mental.

¿Qué Hacer si Tienes Depresión?

La depresión es tratable y, con el apoyo adecuado, muchas personas pueden recuperarse. Aquí hay un plan de acción para enfrentar la depresión:

1. Busca ayuda profesional: El primer paso es consultar profesionales de la salud mental. El tratamiento puede incluir terapia, medicamentos o una combinación de ambos, según la gravedad del caso.

2. Construye un sistema de apoyo: Hablar sobre tus sentimientos con amigxs y familiares puede ser reconfortante. El apoyo social es fundamental para la recuperación.

3. Aprende sobre la depresión: Entender tu condición puede ayudarte a manejarla mejor. Investiga y educa a tu círculo cercano para que también comprendan lo que estás experimentando.

4. Establece una rutina: Mantener una estructura diaria puede ayudarte a recuperar un sentido de normalidad y control.

5. Practica el autocuidado: Dedica tiempo a actividades que te hagan sentir bien, como el ejercicio, la meditación, la alimentación saludable y el sueño adecuado.

6. Evita el aislamiento: La depresión a menudo lleva a la soledad. Esfuérzate por mantener conexiones.

Aprender sobre salud mental es importante porque, por un lado quitamos el estigma que aún acompaña y, por otro, conseguimos diferenciar un momento vital complicado de un trastorno que requiera tratamiento.