Volver atrás

✨​Navidad y Salud Mental✨​

La temporada navideña puede ser un momento de alegría, amor y conexión, pero también puede traer consigo desafíos emocionales, especialmente durante las reuniones familiares.

Las dinámicas familiares pueden ser complicadas, y es normal sentir cierta ansiedad ante la idea de enfrentarse a situaciones difíciles. Es curioso cómo podemos haber sanado en muchos ámbitos de nuestra vida y, en cambio, con nuestra familia, volvemos a repetir patrones que no nos hacen ningún bien.

En este post, veremos algunas estrategias para ayudarte a lidiar con las reuniones navideñas de una manera más saludable y satisfactoria.

1. Establece Expectativas Realistas:
Antes de sumergirte en las festividades, reflexiona sobre tus expectativas. Las películas y los anuncios, la sociedad en general, suelen retratar la Navidad como un momento perfecto, pero la realidad puede ser diferente. Aceptar que no todo será perfecto puede ayudarte a reducir la presión, no frustrarte y a disfrutar más del momento.

2. Establece Límites:
Si sientes que ciertos temas de conversación o comportamientos pueden desencadenar tensiones, establece límites. No tengas miedo de decir “no” a situaciones que puedan afectar tu bienestar emocional. Establecer límites es una forma valiosa de cuidar de ti y de mantener una atmósfera positiva.

3. Empatiza (hasta un punto):
Las diferencias de opiniones y personalidades son inevitables en las reuniones familiares. Practicar la empatía puede ser una herramienta poderosa. Intenta comprender las perspectivas de quienes te rodean y recuerda que todo el mundo tienen sus propias experiencias y desafíos. La empatía puede abrir la puerta a la comprensión y a la resolución de conflictos.

4. Enfócate en lo Positivo:
Aunque las reuniones familiares pueden tener sus desafíos, también ofrecen oportunidades para conectarse con tus seres queridos. En lugar de centrarte en lo negativo, busca y enfatiza los aspectos positivos de la reunión. Intenta acercarte a esas personas de la familia con las que conectas más. Apreciar los momentos agradables puede ayudarte a equilibrar las tensiones y a disfrutar más de la experiencia.

5. Practica el Autocuidado:
El autocuidado es esencial durante la temporada navideña. Tómate momentos para ti cuando lo necesites, respira profundamente, realiza actividades que te relajen y cuida tu bienestar emocional. NO HAY QUE LLEGAR A TODO, así que no te exijas la perfección en la preparación de las fiestas.

El autocuidado te permitirá recargar energías y enfrentar las reuniones con una mentalidad más tranquila y positiva.

6. Asertividad, asertividad, asertividad:
La comunicación abierta y honesta es clave en las relaciones familiares. Si sientes que hay tensiones o malentendidos, considera abordarlos con calma y respeto. La honestidad puede promover una comprensión mutua y contribuir a la construcción de relaciones más sólidas.

Las reuniones familiares en Navidad pueden ser un terreno delicado y una fuente de frustración teniendo en cuenta que socialmente se nos exige felicidad y alegría continua. No tiene por qué ser así.

Recuerda que es normal experimentar una variedad de emociones durante esta temporada, y buscar el equilibrio y el autocuidado te ayudará a vivir una Navidad más significativa y enriquecedora.

¡Felices fiestas!

Contacta con nosotras





    [borlabs-cookie id="recaptcha" type="content-blocker"][/borlabs-cookie]
    ×