Volver atrás

✨ Depresión de alto funcionamiento: cuando parece que todo va bien✨ 

“Iba al trabajo, comía con mis compañeros, hacía viajes en vacaciones… Si le preguntabas a cualquiera te hubiera dicho que era una persona feliz, pero por dentro… Sentía que me moría un poco cada día.”

El concepto “depresión de alto funcionamiento” es un concepto relativamente nuevo, no estando reconocido oficialmente como un diagnóstico clínico en los manuales de diagnóstico psiquiátrico.

Sin embargo, algunos estudios han examinado el fenómeno de la depresión en personas que mantienen un alto nivel de funcionamiento externo. Estos estudios generalmente se centran en las características y los síntomas que experimentan las personas con depresión de alto funcionamiento, y en cómo esta forma de depresión puede afectar su bienestar y calidad de vida.

Un estudio publicado en la revista Journal of Affective Disorders en 2018 examinó a un grupo de personas con depresión de alto funcionamiento y encontró que tenían un nivel significativo de síntomas depresivos, aunque podían funcionar en diversas áreas de su vida. El estudio destacó la importancia de evaluar y tratar adecuadamente la depresión en personas que aparentemente están bien, pero que en realidad están luchando internamente.

¿Qué es la depresión de alto funcionamiento?

La “depresión de alta funcionalidad” es un término que se utiliza para describir a las personas que sufren de depresión, pero que aún así son capaces de funcionar relativamente bien en su vida diaria. Estas personas pueden tener una apariencia externa de éxito o bienestar, pero internamente luchan con síntomas de depresión.

Algunos síntomas…

1. Fatiga persistente: Aunque pueden parecer tener mucha energía y estar activos, las personas con depresión de alta funcionalidad pueden experimentar una sensación constante de agotamiento físico y mental.

2. Sentimientos de tristeza: Aunque puedan sonreír y parecer felices en la superficie, estas personas pueden sentir una tristeza interna y una sensación de vacío que no desaparece.

3. Pérdida de interés: Aunque puedan continuar con sus responsabilidades y actividades, pueden experimentar una pérdida de interés en cosas que antes disfrutaban, como hobbies, actividades sociales o incluso relaciones personales.

4. Dificultad para concentrarse: Pueden tener dificultades para concentrarse en tareas o mantener la atención, lo que puede afectar su rendimiento en el trabajo, los estudios u otras áreas de su vida.

5. Cambios en el apetito: Algunas personas pueden experimentar cambios en su apetito, como una disminución o aumento significativo en la ingesta de alimentos. Pueden tener pérdida de apetito o recurrir a la comida como una forma de afrontamiento emocional.

6. Problemas de sueño: Pueden tener dificultades para conciliar el sueño, despertarse durante la noche o experimentar un sueño no reparador. También pueden experimentar insomnio o dormir en exceso como una forma de escape o evasión.

7. Sentimientos de culpa o autocrítica: Aunque puedan lograr mucho en su vida, pueden tener una voz interna crítica que los juzga constantemente. Pueden sentirse culpables por no poder disfrutar de las cosas o por no ser lo suficientemente felices.

¿En qué se diferencia de la depresión mayor?

La depresión mayor y la depresión de alto funcionamiento son dos términos que a menudo se utilizan para describir diferentes formas de depresión. Aquí te explico las diferencias entre ambas:

Depresión mayor

También conocida como depresión clínica o trastorno depresivo mayor, es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por la presencia de varios síntomas depresivos graves que afectan significativamente la vida diaria de una persona. Estos síntomas pueden incluir una tristeza persistente, pérdida de interés o placer en actividades, cambios en el apetito y el peso, problemas de sueño, fatiga, sentimientos de culpa o inutilidad, dificultades para concentrarse, falta de energía y pensamientos de muerte o suicidio. La depresión mayor puede tener un impacto significativo en la capacidad de una persona para funcionar en diferentes áreas de su vida, como el trabajo, los estudios, las relaciones personales y las actividades diarias.

Depresión de alto funcionamiento

Este término se utiliza para describir a las personas que experimentan síntomas depresivos, pero aún así son capaces de mantener un alto nivel de funcionamiento en su vida diaria. A diferencia de la depresión mayor, las personas con depresión de alto funcionamiento pueden parecer exitosas, productivas y “bien” externamente, a pesar de estar lidiando con síntomas depresivos internamente. Pueden cumplir con sus responsabilidades laborales, mantener relaciones y participar en actividades sociales, pero experimentan una lucha interna con la depresión. Los síntomas que pueden presentar son similares a los de la depresión mayor, pero pueden ser más sutiles o enmascarados debido a la capacidad de la persona para mantener un alto nivel de funcionamiento externo.

En resumen, la diferencia principal entre la depresión mayor y la depresión de alto funcionamiento radica en el impacto que tienen los síntomas depresivos en la capacidad de una persona para funcionar en su vida diaria. Mientras que la depresión mayor puede afectar significativamente el funcionamiento global, la depresión de alto funcionamiento se caracteriza por mantener un nivel aparentemente alto de funcionamiento externo a pesar de los síntomas depresivos. Sin embargo, ambas formas de depresión requieren atención y tratamiento adecuados por parte de profesionales de la salud mental.

Es importante destacar que estos síntomas pueden variar en intensidad y presentación en cada persona, y que solo un profesional de la salud mental puede realizar un diagnóstico adecuado. Si tú o alguien que conoces está experimentando estos síntomas o cualquier otro relacionado con la depresión, es fundamental buscar ayuda de profesionales de la salud para recibir un adecuado tratamiento y apoyo.

Contacta con nosotras





    [borlabs-cookie id="recaptcha" type="content-blocker"][/borlabs-cookie]
    ×