Volver atrás

Soy una olla a presión

Las explosiones emocionales son expresiones muy intensas de sentimientos.

Esto, en sí, no es malo, pero puede llegar a serlo cuando existe cierto descontrol, haciendo o diciendo cosas de las que luego nos arrepentimos.

Las emociones son una parte esencial de la experiencia humana. Nos permiten expresar nuestras alegrías, tristezas, miedos y enfados… Sin embargo, hay ocasiones en las que estas emociones pueden tornarse abrumadoras y manifestarse en explosiones emocionales, generando conflictos en nuestras relaciones y dificultando nuestro bienestar. En este post, exploraremos diversas estrategias para aprender a controlar estas explosiones emocionales y cultivar una vida más equilibrada y saludable.

Comprender las emociones y su propósito

Las emociones son respuestas automáticas a estímulos internos o externos y tienen un objetivo adaptativo. Todas. Las que nos son agradables y las que no nos lo son tanto.

Por ejemplo, el miedo nos alerta de peligros potenciales, mientras que la ira nos impulsa a establecer límites y proteger nuestros derechos. Al entender que todas las emociones son válidas y tienen un propósito, podemos empezar a trabajar con ellas de manera más constructiva.

Practica la autoconciencia emocional

La autoconciencia emocional es la habilidad de reconocer y comprender nuestras propias emociones, así como ser conscientes de cómo esas emociones influyen en nuestro pensamiento, comportamiento y toma de decisiones. Implica estar en sintonía con nuestras experiencias emocionales internas y tener una comprensión clara de lo que sentimos en diferentes situaciones.

Esta habilidad va más allá de identificar las emociones básicas, como la tristeza, la alegría o la ira. La autoconciencia emocional nos permite reconocer emociones más complejas y sutiles, como la frustración, la ansiedad, la vergüenza o la gratitud. También implica entender la causa y el origen de nuestras emociones, así como cómo estas pueden ser influenciadas por nuestras experiencias pasadas, creencias y valores.

Es un componente fundamental de la inteligencia emocional, que es la capacidad de reconocer, comprender y gestionar tanto nuestras emociones como empatizar con las de lxs demás de manera efectiva. Al desarrollar esta habilidad, podemos tener un mayor control sobre nuestras respuestas emocionales y tomar decisiones más informadas y equilibradas en diferentes situaciones.

La autoconciencia emocional se puede desarrollar a través de la práctica y el autoreflejo. Algunas técnicas útiles incluyen llevar un diario emocional, practicar la meditación y el mindfulness, y estar atentxs a nuestras reacciones emocionales en diferentes situaciones.

Identifica los desencadenantes de las explosiones emocionales

Una vez que somos conscientes de nuestras emociones, es esencial identificar los desencadenantes que provocan nuestras explosiones emocionales. Estos pueden ser situaciones específicas, personas, pensamientos o recuerdos que evocan respuestas emocionales intensas. Al reconocer estos desencadenantes, podemos desarrollar estrategias para enfrentarlos de manera más controlada.

Aprende técnicas de autorregulación emocional

El estrés puede ser un catalizador para las explosiones emocionales. Aprender técnicas efectivas para manejar el estrés es fundamental para mantener la calma en situaciones difíciles. 

Nuestras emociones son como tener una olla con leche al fuego.

La leche se va calentando, pero cuando llega al punto de ebullición se derrama. La idea es saber en qué momento “quitar el cazo del fuego”. 

A esto se le llama autorregulación emocional. La autorregulación emocional es la capacidad de controlar nuestras emociones y comportamientos impulsivos.  ¡Ojo! No evitarlo, ni esconderlos, controlarlos. 

Cuando experimentamos una emoción intensa, es útil tomarnos un breve descanso para calmarnos antes de reaccionar porque una vez derramada la leche… sólo podemos limpiar el estropicio.

La práctica de ejercicios físicos, la respiración profunda, la relajación muscular progresiva y la atención plena son algunas de las estrategias que pueden ayudarnos a reducir el estrés y aumentar nuestra resiliencia emocional.

Es un proceso…

El proceso de aprender a controlar las explosiones emocionales puede llevar tiempo y esfuerzo. Es fundamental cultivar la paciencia y ser compasivos con nosotrxs mismxs durante este proceso. Aceptar que somos seres humanos y que todos experimentamos emociones intensas en ciertas ocasiones nos permite enfrentar nuestros desafíos emocionales sin juicio ni culpa.

Si nadie nos ha enseñado cómo gestionar lo que nos ocurre, es más difícil que lo aprendamos de un día para otro.

Buscar apoyo y ayuda profesional

Si las explosiones emocionales están afectando significativamente nuestra vida cotidiana y relaciones, es importante buscar apoyo y ayuda profesional. La terapia psicológica puede ser una herramienta valiosa para explorar las causas subyacentes de estas explosiones emocionales y aprender estrategias adicionales para manejarlas de manera efectiva.

Contacta con nosotras





    [borlabs-cookie id="recaptcha" type="content-blocker"][/borlabs-cookie]
    ×