Volver atrás

✨Cómo poner Límites para una Mejor Salud Mental✨

La salud mental, al igual que la salud física, requiere de cuidados, atención y, a veces, medidas preventivas.

Una de las estrategias que podemos poner en práctica hoy mismo para preservar y mejorar nuestra salud mental es establecer límites claros en nuestras vidas. Los límites nos ayudan a definir quiénes somos y qué necesitamos, y son esenciales para mantener relaciones sanas y equilibradas con nosotrxs mismxs y con quienes nos rodean.

¿Qué son los Límites?

Los límites son las reglas y principios personales que establecemos para proteger nuestro bienestar emocional, físico y mental. Son declaraciones de lo que estamos dispuestos a aceptar y lo que no, y pueden ser tanto internos (con unx mismx) como externos (con quienes nos rodean).

Tipos

Límites Emocionales: Se refieren a nuestra capacidad para separar nuestros sentimientos de los de los demás y proteger nuestro espacio emocional.

Límites Físicos: Incluyen nuestro espacio personal y nuestro confort con el contacto físico. También tienen que ver con la separación de ciertas personas o eventos cuando entendemos que no nos hacen bien.

Límites Mentales: Son nuestras creencias, pensamientos y opiniones, y la capacidad de mantenerlos sin ser influenciados negativamente por los demás.

Límites Temporales: Se relacionan con cómo y con quién decidimos pasar nuestro tiempo.

Límites Materiales: Se refieren a lo que estamos dispuestos a compartir y con quién, como dinero o bienes personales.

Importancia de Poner Límites

Los límites son fundamentales para nuestra autoestima y autoconcepto. Nos permiten:

  • Proteger nuestra identidad: Al establecer límites, afirmamos nuestra individualidad y nuestras necesidades.
  • Fomentar el respeto mutuo: Cuando comunicamos nuestros límites, enseñamos al resto cómo queremos que nos traten.
  • Evitar el agotamiento: Los límites nos ayudan a no sobrecargarnos y a decir “no” cuando es necesario.
  • Mejorar nuestras relaciones: Los límites claros pueden prevenir malentendidos y resentimientos.

Cómo Hacerlo

Autoconocimiento: Reflexiona sobre tus valores, necesidades y prioridades. Conócete para saber qué límites necesitas establecer.

Comunicación Clara: Expresa tus límites de manera directa, respetuosa y sin disculpas.

Consistencia: Mantén tus límites de forma coherente. Si cambias tus límites constantemente, será difícil que los demás los respeten.

Autoafirmación: No tengas miedo de defender tus límites, incluso si eso significa desagradar a alguien.

Flexibilidad: Ajusta tus límites según sea necesario. Los límites saludables no son rígidos; pueden cambiar con nuevas circunstancias o información.

Desafíos al Establecer Límites

  • Culpa: Puede que te sientas culpable por poner tus necesidades primero, pero recuerda que cuidar de ti mismo es esencial.
  • Miedo al rechazo: Puede que temas que los demás te rechacen por establecer límites, pero aquellos que te valoran los respetarán.
  • Presión social: A veces, la sociedad nos empuja a ignorar nuestros propios límites, pero es importante mantenerse firme.

Ejemplos de Límites Saludables

  • Decir NO a compromisos cuando estás sobrecargadx.
  • Pedir espacio cuando te sientes abrumado emocionalmente.
  • Limitar el tiempo que pasas en ciertas reuniones si afecta tu bienestar.
  • No hacer algo con lo que no estás de acuerdo o que simplemente, no te apetece.

Poner límites no es fácil, sobre todo si las personas que tenemos alrededor están acostumbradas a que siempre estés disponible.

Pero el día que empiezas a ponerlos, la liberación que sentimos es inmediata: tu tiempo y energía te pertenecen de nuevo.

Los límites nos ayudan a vivir de acuerdo con nuestros valores y a mantener relaciones más sanas y satisfactorias. Aprender a establecer y mantener límites es un proceso, pero con práctica y constancia cada vez conseguirás hacerlo de forma más automática.


Contacta con nosotras





    [borlabs-cookie id="recaptcha" type="content-blocker"][/borlabs-cookie]
    ×