Volver atrás

✨Síntomas Físicos y Salud Mental✨

“Sentí como si el suelo se abriera”

“Se me duermen las manos y los brazos”

“No puedo tragar bien”

¿Cómo estos síntomas físicos tan diversos pueden estar relacionados con diferentes problemas de salud mental?

Relación mente-cuerpo

La relación entre la mente y el cuerpo es un tema fascinante que ha intrigado a la filosofía, la ciencia y a profesionales de la salud durante siglos. Ya Avicena, en su Canon de Medicina (s.XI) describe alguno de estos procesos. Observó la estrecha conexión entre las emociones y el estado físico, y constató cómo, por ejemplo, la música tenía un impacto tanto en la salud física como en la mental de los pacientes. Entre las numerosas enfermedades mentales, una en particular captó su atención: el mal de amores. Se cuenta que Avicena diagnosticó esta dolencia a un príncipe en Jurjan, cuya enfermedad había desconcertado a otros médicos. La alteración en el pulso del príncipe cuando se mencionaba la casa y el nombre de su amada hizo intuir al sabio qué era lo que ocurría…

Fascinante ¿no?

Aunque aún se sigue investigado, veamos algunas perspectivas sobre cómo interactúan:

  1. Conexiones Anatómicas y Químicas:
    • El cerebro y el sistema nervioso central son los principales conductores de la relación mente-cuerpo. Las señales eléctricas y químicas en el cerebro afectan directamente nuestras emociones, pensamientos y comportamientos.
    • Las hormonas, como la adrenalina y el cortisol, también desempeñan un papel importante. Por ejemplo, el estrés puede activar la liberación de cortisol, lo que afecta tanto la mente como el cuerpo.
  2. Efecto de las Emociones en el Cuerpo:
    • Las emociones pueden tener efectos físicos. Por ejemplo:
      • Estrés: Puede causar tensión muscular, dolores de cabeza y problemas gastrointestinales.
      • Ansiedad: Puede aumentar la frecuencia cardíaca y provocar sudoración excesiva.
      • Depresión: Puede afectar el sistema inmunológico y la energía general.
    • Estas respuestas emocionales pueden influir en la salud física a largo plazo.
  3. Placebo y Nocebo:
    • La mente puede influir en la percepción del dolor y la recuperación. El efecto placebo (creer que un tratamiento funciona) y el nocebo (creer que algo causará daño) son ejemplos.
    • Si creemos que algo nos ayudará, nuestro cuerpo puede responder positivamente.
  4. Enfermedades Psicosomáticas:
    • Estas son afecciones físicas que tienen una base psicológica. Ejemplos incluyen úlceras gástricas, hipertensión y dermatitis.
    • La mente y las emociones pueden desencadenar o agravar estas enfermedades.

Algunos síntomas físicos de trastornos mentales

Los trastornos mentales pueden manifestarse de diversas maneras, y a veces, sus síntomas físicos pueden sorprendernos por no ser los más conocidos:

  1. Dolor de Estómago: Aunque no siempre lo asociamos con problemas emocionales, el estrés, la ansiedad o la depresión pueden manifestarse como malestar estomacal o dolor abdominal. Es interesante mencionar la frecuencia con la que esto ocurre en la infancia.
  2. Dolor de Espalda: El estrés crónico o la tensión emocional pueden afectar la musculatura y causar dolor en la espalda.
  3. Dolores de Cabeza: La migraña y las cefaleas tensionales pueden estar vinculadas también a estados emocionales.
  4. Fatiga Extrema: La depresión y la ansiedad pueden agotar tanto mental como físicamente, provocando una sensación constante de cansancio lo que nos puede hacer pensar que tenemos algún déficit vitamínico o mineral.
  5. Cambios en el Apetito.
  6. Problemas de Sueño: La falta de sueño o los patrones de sueño alterados pueden estar relacionados con muchos de los trastornos mentales.
  7. Tensión Muscular: La ansiedad y el estrés pueden llevar a la tensión muscular crónica en cualquier parte del cuerpo, causando diversas molestias y, por supuesto, dolor
  8. Cambios en la Piel: Los brotes de acné, la urticaria, la psoriasis, eccemas, herpes…. están ampliamente reconocidos como síntomas del estrés o ansiedad.
  9. Palpitaciones o Taquicardia: La ansiedad y el pánico pueden aumentar la frecuencia cardíaca y provocar síntomas físicos como palpitaciones e incluso hipertensión.
  10. Problemas Gastrointestinales: El intestino está estrechamente relacionado con el cerebro, y los trastornos mentales pueden afectar la función intestinal, causando síntomas como diarrea o estreñimiento. A largo plazo pueden desarrollarse trastornos más graves como la enfermedad de Crohn o el Síndrome de Intestino Irritable.

Recuerda que estos síntomas pueden variar según la persona y el tipo de trastorno mental. Si experimentas alguno de estos síntomas, consulta con un/a profesional de la salud para obtener una evaluación adecuada y el tratamiento adecuado.

Contacta con nosotras





    [borlabs-cookie id="recaptcha" type="content-blocker"][/borlabs-cookie]
    ×